Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu
Crónica de Woods en Apolo

Crónica de Woods en Apolo

El pasado 6 de abril pudimos disfrutar del directo de Woods en la sala Apolo de Barcelona.  Un concierto que fue de menos a más y que tuvo momentos memorables. Folk psicodélico que nos encanta y que no falla en directo.

No llegué a Ran Ran Ran, locales y con un aire a lo Manel con voz femenina, pero me comentaron que de los sonidos tranquilos acabaron con un final mucho más contundente.

Woods comenzaron suaves, con temas como “Leaves like grass” y “politics of free”. Poco podíamos presagiar de los intensos momentos que vendrían. O…Sí. Para quienes le hemos visto varias veces no es una sorpresa ya saber que sus registros son mucho más ricos en directo que en sus trabajos y que son capaces de recrearse en bucle y subir las revoluciones y salir más que airosos.

Los dos miembros “de siempre”, Jeremy Earl, vocalista _ con esos característicos agudos y falsetes_ y guitarra y  Jarvis Taveniere _ sí, “el guapo”_  son sin duda los que llevan el peso de las melodías. La guitarra de Taveniere hace que el conjunto gane en  sobriedad y su presencia no pasa desapercibida.  Kyle Forester, al teclado, aportaba coros e incluso algunas percusiones para ayudar al batería Aaron Neveu. Chuck Van Dyck consigue que apenas se eche de menos a Kevin Morby, el bajista original y a quien ya nos hemos acostumbrado en disfrutar en solitario.

Aunque en algunos de sus trabajos, como en  “City Sun Eater in the River of Light”, Woods le den a las fusiones de ritmos africanos o incluso jazz, cuando a mi más me gustan es cuando abusan de la psicodelia en clave de folk. El concierto fue subiendo en intensidad y “desparrame”,  hasta un trozo más tranquilo que supieron arreglar con un final de quince minutos de poderío sonoro. Callando bocas a base distorsión.

Necesitábamos, eso sí, un temazo, y vino de la mano de  “Cali in a Cup”, seguida de las perfectas melodías de “Creature comfort”. “With light and with love” fue potente, contundente y todos asentimos y supimos que había merecido la pena verles otra vez. ¿Acaso lo dudábamos?

Para los bises no podían faltar “Suffering season” y sobre todo su tema más famoso, ese magnífico “Moving to the Left” que nos nos cansamos de escuchar. Purita magia.

_ Crónica (próximamente)  y fotos, Marta Vélez Arce

 

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>