Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu
Kevin Morby en la 2 de Apolo

Kevin Morby en la 2 de Apolo

Lunes, 29 de septiembre de 2014. La incombustible Marta Vélez me envía un whatssapp: << hoy toca Kevin Morby en el Heliogábal, el bajista de Woods. ¿Quieres venir?, Te va a molar fijo que es folkie >>.

Yo escudriño lentamente el mensaje tirado en el sofá. La resaca tras un movidito fin de semana se empeña en no abandonar del todo mi cuerpo y no muy animado contesto: <<Mmmm, no sé…, lo escucho y te digo algo >>.

Reconozco que el plan era tentador, ¡bajista de Woods y Heliogábal!, no podía estar mal. Escuché “Harlem River”, que por aquel entonces era su primera y única referencia, y sí, molaba aunque a priori no tanto como Woods y además: ir de poble sec hasta gracia. Madrugar al día siguiente. Aguantar todo un concierto de pie. Otra vez darle a la birra… . Demasiados factores negativos deambulando por mi mente, así que, me quedé en casa.

A día de hoy, aquella sigue estando en el top five de mis peores decisiones. Tras leer su crónica de ese día,  varias escuchas, Kevin Morby se convirtió en uno de los artistas que más me emociona. A finales de 2014 publicó el tremendo “Still Life“, de los mejores álbumes de folk rock del siglo XXI para servidor y gracias a la edición del Primavera Sound 2015, pude sacarme la espinita de verlo en directo.

A mediados de abril de este 2016 salió “Singing Saw”, tercer disco que confirma a este muchacho como uno de los cantautores norteamericanos en mejor forma de la actualidad. Está presentando sus nuevas composiciones por Europa y se hacía una paradita en la sala 2 de Apolo en Barcelona por cortesía del Primavera Sound. De nuevo agradezco a _Underscore la oportunidad que me brinda de acudir al concierto y poder daros mi opinión.

La californiana Meg Baird es quien acompaña a Morby y su banda en la gira y la encargada de calentar motores esta otoñal tarde. Un par de días antes investigo sobre dicha artista en la red ya que la desconozco y descubro que se trata nada menos que de la cantante del grupo de folk psicodélico Espers. En 2007 arrancó su carrera en solitario y tiene tres elepés publicados hasta ahora. Tenía ganas de verla aunque no el concierto entero. Finalmente he de confesar que la única telonera que tuve ante mi fue la cerveza de los bares colindantes.

Respetando el horario advertido en la entrada, Kevin y sus tres acompañantes irrumpieron en el escenario de forma cálida, con las suaves notas de “Cut Me Down”, bajo la atenta mirada de una sala que sin estar demasiado abarrotada, sí presentaba buen ambiente. Puede que comenzaran sonando bajito pero con la distorsión de “Dorothy” el sonido se tornó mucho más envolvente. La voz del músico tejano bien podía confundirse con la registrada en sus álbumes porque cantando en vivo, el tipo las clava. Muy destacable también el papel que interpreta Meg Duffy con su guitarra, que por cierto tiene su propia banda y se llama – Hand Habits -. Sin desmerecer a los acompañantes al bajo y batería, esta muchacha captaba mi atención con su peculiar estilo y forma de tocar. La sonoridad disparada por su amplificador cubría magistralmente la carencia de teclados y demás arreglos. Se nota que los cuatro llevan unos cuantos shows juntos a sus espaldas. De hecho el propio Kevin contaba sonriente y dicharachero que estaban un poco cansados porque nunca antes habían dado tantos conciertos seguidos, y así dorarnos la píldora un poco con eso de – <<pero al momento que piso España, ¡se me pasa!>> -. Repasaron temas incluidos en sus tres discos, abundando más los del reciente -Singing Saw-. Alguna de las canciones que ha ido publicando posteriormente en singles como “Tiny Fires” o “Beautiful Strangers” también relucieron por el escenario de la 2 de Apolo. Los repetitivos mantras sonoros de casi diez minutos como “Harlem River” y “Singing Saw” – ámbas se titulan como los discos que las contienen_ son una de las partes más atractivas de un show que consigue hacer transitar al público por diferentes estados de ánimo, desde la emotividad que desprende “All of my Life” a la euforia saltarina que desata su broche final con “The Ballad of Arlo Jones”.

Y eso es todo amigos, una hora y veinte de buenas sensaciones, grandes canciones y gente maja interpretándolas. Y para rematar … , camiseta, vinilín y más contento que un ocho a dormir!!!

_ Nacho Gutiérrez “Callao”

KEVIN MORBY 2016

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>